Naranjas

La Naranja Navelina es de las variedades de naranja que más temprano se recogen, y, en gran parte debido a eso, son las que más salida en el mercado tienen, es decir, la variedad de naranja que más se comercializa. A partir de este mes de noviembre, ya podemos disfrutar de Naranjas Navelinas hasta febrero. Su recogida comienza en octubre pero no se venden hasta noviembre para que la naranja alcance un nivel de maduración optima.

VARIEDAD DE LA NARANJA NAVEL

La particularidad más destacada que tiene, y que también comparte con el resto de naranjas de la variedad Navel, es el particular “ombligo”. En realidad, este denominado ombligo no es otra cosa que otra pequeña naranja haciendo parecer que sobresale una especie de ombligo. Sin embargo, en las Naranjas Navelinas el tamaño del ombligo es menor además de tener una piel mucho más fina y no tener semillas en el interior.

 

ORÍGENES DE LA NARANJA NAVELINA

Para contar un poco más sobre sus particularidades, es importante que nos remontemos a sus orígenes en California, más concretamente en el Riverside. Descubierta a principios del siglo XX, fue una mutación espontánea de la Naranja Washington Navel. Varias décadas más tarde, se introdujo en la provincia de Valencia quien le dio el nombre por el que actualmente es conocida: Navelina. Después, sobre los años 70, cuando se dieron cuenta de las ventajas de la naranja por su sabor, así como su resistencia climática por lo bien que se adaptaba al clima mediterráneo, comenzó a expandirse por las comunidades autónomas de Andalucía y Murcia, así como por toda la Comunitat Valenciana.

CARACTERÍSTICAS DEL FRUTO

Las Naranjas Navelinas son una variedad perfecta tanta como fruta de mesa, como para hacer zumo. Su excelente calidad, la hace una naranja perfecta para consumir, por esta razón es de las más vendidas en la temporada de invierno. Entre las características más destacables encontramos que no tiene semillas; tiene un sabor suave y dulce, muy sabroso; contiene mucho jugo es un interior; así como una membrana muy fina que hace que casi se diluya en la boca. Por todo ello, es perfecta tanto para comer como para zumos.